Flexibilidad y concreción: el binomio Tecnopool para mercados maduros

15 de enero 2021

Conocimientos especializados, elasticidad y precisión que hacen que se aprecien nuestros productos en Europa

La fórmula ganadora que permite a Tecnopool operar en los mercados de los países industrialmente maduros, conjuga la flexibilidad de adaptar las tecnologías a las distintas necesidades junto a un alto nivel de competencia y especialización.

Marco Mier, comercial de Tecnopool del centro y el norte de Europa e Israel, resume así las dinámicas que permiten a una empresa de la industria alimentaria alcanzar una posición sólida en sus mercados de referencia poniendo el punto como valor en el tiempo.

Me ocupo de los países de idioma alemano, de la zona escandinava, francesa e israelí que, son mercados maduros caracterizados por una fuerte red de competitores y por necesidades de produccion y tecnologicas bastante similares. En estos mercados lo que es mas fuerte es la innovacion y por esto Tecnopool invierte costantemente en investigacion y desarollo mejorando todos los que es tecnologicos y adelantando cuando se posible la demanda de mercado. La fiabilidad y flexibilidad de nuestra tecnologia son las cualidades objectivas que los clientes reconocen y que permiten un dialogo positivo en estos Paises. Se una empresa tiene conocimiento del mercado y de sus necesidades puede responder adecuadamente a las solicitudes de los clientes, poniendo alta la confianza y la seguridad en ellos.

Por estos motivos quien suministra equipos e instalaciones para la industria alimentaria no puede prescindir de una buena dosis de experiencia y precision, incluso en las relaciones comerciales. Esto se aplica tanto antes de una verdadera relación, con el público y los potenciales clientes, como cuando la relación cliente-proveedor se ha establecido.

Sé por experiencia – continúa Mier – que para los clientes europeos poder conocer directamente a las personas con sus propios ojos las fábricas es un paso importante para consolidar la opinión que tienen del proveedor y, por consiguiente, la confianza que depositan en su servicio. En este momento temporal, nos ayuda nuestra inovadora “sala de pruebas” establecida en la sede, en donde se puede hacer pruebas y conocer directamente la tecnologia de nuestras maquinarias.

Por los mismos motivos, a pesar de las numerosas oportunidades de contacto que la modernidad nos ofrece (y el momento actual que disminuye las reuniones en persona) la asistencia a eventos internacionales y ferias sigue siendo crucial. El trabajo y la inversión constante de Tecnopool en las ferias de las últimas décadas ha creado una base de notoriedad que sigue dando sus frutos.

No es sólo cuestión de visibilidad. Tecnopool – puntualiza Mier – goza de una excelente longevidad de empleo y los profesionales pueden volver a encontrar y reconocer, una feria tras otra, las mismas caras y personas. Esto demuestra la solidez y seriedad de la empresa mejor que cualquier folleto: si quien trabaja con nosotros lo hace durante muchos años, significa que la empresa es estable y el ambiente laboral es sano. Dos factores que en el extranjero, y especialmente en el centro y el norte de Europa, se tienen muy en cuenta.

Obviamente, una vez facilitado el primer contacto, la relación con el cliente se debe enriquecer de elementos esenciales que para Tecnopool se engloban en: satisfacción del cliente, ventajas del producto y sus prestaciones, mantenimiento reducido – servicio de atención al cliente – y un menor índice de desgaste de los equipos.

El otro aspecto que sin duda favorece a una empresa del sector industrial alimentario es la capacidad de personalización de las instalaciones. Del abanico del procesamiento de alimentos forma parte un mundo muy variado: de la panadería a los congelados, pasando por los productos frescos y las comidas preparadas, a las elaboraciones más especializadas. Obviamente, en un panorama tan polifacético, poder contar con una tecnología aplicable a distintos ámbitos significa beneficiarse de los conocimientos especializados y del rodaje madurados en todos los segmentos alimentarios.

Respecto a la capacidad de adaptación frente al cliente con el que se colabora, una empresa como Tecnopool tiene que trabajar en contextos muy diversificados: de la automatización de pequeñas industrias a la industrialización de empresas artesanales en crecimiento a la modernización de grandes instalaciones en colosos expertos en alimentación. A esta doble variabilidad – de tipo y tamaño – Tecnopool responde con la elasticidad de su diseño en las instalaciones altamente personalizables.

Los ejemplos de instalaciones que hemos construido a lo largo de los años – cuenta Mier – son prácticamente sorprendentes por la diversidad: pan y bollería, verdura y fruta fresca, pasteurizaciones de carne y lácteos. He visto diseñar pasteurizadores para ciruelas secas para el gran grupo europeo de frutos secos en Francia: 4 toneladas por hora 24 horas al día, con 2 espirales y 1,5 km de cinta transportadora. Hemos creado instalaciones de procesamiento de carne en las que se pasteurizan y luego se refrigeran croquetas para freír, otras para pasteurizar envases sellados de carne para untar, con la espiral de la cinta bajo duchas de agua a 80°C que luego pasa a ducha fría. Hemos diseñado una instalación en Finlandia que cuece y pasteuriza sopas envasadas crudas y, en 90 minutos de vapor a 95°C, produce sopas envasadas ya cocinadas y enfriadas a temperatura de frigorífico. Está claro que tener un solo producto estándar con un rango operativo de -40 a 110°C, o hasta 300°C si es de horno, nos permite satisfacer a cualquiera. Nuestro sistema es tan versátil que en algunos casos extremos, y son prácticamente anécdotas divertidas, con nuestras tecnologías hemos realizado incluso sistemas de desecación de la madera o secado de comprimidos veterinarios.

El proceso de desarrollo con las soluciones Tecnopool le permite a la empresa de Padua estar al lado del cliente directamente en sus necesidades especiales. Basta pensar en la ventaja de una espiral que condensa largos procesos térmicos en poco espacio o en la flexibilidad de la espiral que puede diseñarse con la salida tanto arriba como con retorno abajo sin necesidad de elevadores o transportadores al final del horno.

Naturalmente – concluye el comercial – muchos clientes recurren a consulentes consultores que facilitan la negociación. Estamos convencidos de que la otra cara de la medalla, respecto a la flexibilidad, es la especialización: ser analíticos y altamente profesionales frente a las demandas del cliente beneficia a la trayectoria de conclusión de la negociación en sí. Los mercados de toda la vida, maduros y técnicamente eficientes, buscan esta especialización y conseguir incluirla en un amplio rango de aplicaciones es sin duda el rasgo que nos ha valorizado más a lo largo de los años: el secreto siempre es vender sólo aquello en lo que se destaca.